Los bonsáis son árboles miniatura que pueden adoptar diferentes estilos o formas y para lograr un diseño deseado es necesario realizar ciertas técnicas. Existen diferentes formas que se pueden realizar los bonsáis, unas de ellas son el Chokkan, el Moyogi, el Shakan, el Kengai, el Han-Kengai, entre muchos otros estilos. Y para alcanzar cada uno de estos estilos se emplean las técnicas para dar forma, las cuales son: alambrado, pinzado y podado.

Podado de los bonsáis

La poda de un árbol consiste en dirigir la formación de sus ramas. Mediante esta técnica se pueden eliminar las ramas defectuosas, las que se cruzan o aquellas que son innecesarias, porque salen en una zona del tronco no deseada. No obstante, cada especie de bonsái debe seguir las pautas de poda que permitan su normal crecimiento.

Herramientas para realizar el podado de los bonsáis.

Tijera fina pinzadora: esta herramienta puede ser utilizada tanto en el pinzado como en la poda de pequeñas ramas. Estas tijeras son largas, lo cual permite llegar a áreas más profundas del bonsái.
Tijera podadora gruesa: esta tijera realiza la poda de ramas más gruesas, las cuales no podemos podar con la tijera fina.
Podadora cóncava: es una herramienta que permite realizar la poda de algunas ramas primarias y secundarias. Ejecuta cortes cóncavos que le permiten que la cicatrización no genere abultamientos en el tronco.
Vaciadora cóncava: también se le conoce como podadora de muñón o podadora esférica, que permite realizar un corte cóncavo profundo que hace que la herida cierre más rápido. Esta herramienta es ideal para cortar las ramas de inserción y para arreglar cortes mal cerrados.

Tipos de podado para bonsáis

Poda de mantenimiento: este tipo de poda sirve para favorecer el crecimiento de nuevos brotes y para mantener el árbol pequeño. Los pasos para realizar una poda de mantenimiento son:
• En primer lugar se debe quitar toda la maleza y las hojas muertas, asegurándose no maltratar las raíces.
• Luego se cortan las ramas cruzadas y las que estén rotas.
• Se deben cortar las ramas que tengan más de 6 nudos, para que queden 3 o 4 nudos.
• Este procedimiento debe realizarse en época de primavera y verano, es decir, cuando el árbol está en crecimiento.
Poda estructural: también conocida como poda de estilo, la cual consiste en moldear el árbol para destacar las cualidades estéticas. El procedimiento para realizar este tipo de poda es el siguiente:
• Esta poda debe realizarse en los meses de febrero a noviembre, que es el periodo de inactividad del árbol, para no entorpecer el crecimiento del mismo.
• Las ramas grandes y las que presentan torceduras deben cortarse, con el fin de darle equilibrio al árbol.
• Moldear las ramas de la corona y copa del árbol. La copa debe quedar redonda y equilibrada.
• Se deben retirar los brotes pequeños o chupones que crecen en la base del tronco o en las ramas del árbol.
• En las especies coníferas se deben retirar las agujas para crea una forma más compacta.
• Realizar el corte de las hojas de los árboles de estilo de hoja caduca, con el fin de eliminar las hojas grandes y viejas y conseguir el crecimiento de hojas más pequeñas.

Alambrado de los bonsáis

Esta es una técnica que generalmente se usa para corregir los defectos de orientación del tronco y las ramas. La cual utiliza alambres que se enrollan en el tronco y las ramas ejerciendo una ligera presión para modificar y lograr la posición deseada. El calibre del alambre depende del grosor de la rama. La técnica del alambrado para la mayoría de las especies puede realizarse durante todo el año. No obstante, el momento idóneo dependerá de la torsión y especie del árbol.
Las torsiones grandes se recomienda realizarlas en la etapa de reposo del árbol, es decir, en el invierno. Si desea alambrar brotes nuevos podrá realizar grandes torsiones, inclusive en la etapa de crecimiento, pero debe tener cuidado porque las ramas se engrosan de forma rápida, provocando que el alambre deje cicatrices en la corteza. Es por ello que conviene verificar de forma diaria los alambres, con el fin de retirarlos a tiempo.

Tipos de alambre a usar para el alambrado de un bonsái

Para alambrar un bonsái se pueden utilizar dos tipos de alambres, los cuales son: el de aluminio anodizado y el de cobre recocido. El alambre de aluminio es ideal para las personas que se inician en las técnicas del bonsái, ya que es muy fácil de manejar, asimismo, se encuentra con mayor facilidad en el mercado. Tanto el alambre de aluminio como el de cobre vienen en diferentes presentaciones, las cuales dependen del grosor del mismo. Generalmente, el grosor del alambres puede variar entre 1 a 8 mm.
Los grosores más recomendados para iniciar el proceso de alambrado son los de 1mm, 1,5mm, 2,5mm y 4mm. Es recomendable antes de realiza el alambrado de ramas gruesas o que necesiten una torsión grande, envolverlas con rafia, a fin de evitar que se dañe la rama. También, se debe tener cuidado con la rafia utilizada, puesto que puede causar daños a la corteza, cuando la rama está en crecimiento.