El abonado es una técnica fundamental para el cuido de los bonsáis. Es por ello que el abono es un elemento esencial para el adecuado crecimiento y desarrollo de cualquier tipo de planta. Los bonsáis requieren que el abono tenga una serie de componentes necesarios para su cultivo. La composición química que debe tener un abono para bonsáis, debe constar de tres elementos químicos que son: el nitrógeno, el potasio y el fósforo.
Cualquier planta requiere de un buen abono para su subsistencia, en el caso de los bonsáis se debe tener en cuenta que estos árboles se cultivan en macetas muy pequeñas. Es por ello que requieren ser abonados con frecuencia, ya que el abono le suministra sales nutritivas. Debido al poco tamaño de la maceta, el bonsái puede llegar a consumir todos los nutrientes del suelo en muy poco tiempo.

Principales componentes del abono para bonsáis

Es importante revisar los componentes químicos de un abono, para saber si le van a aportar al bonsái los nutrientes que ellos requieren. A continuación se describen los tres componentes fundamentales que debe tener el abono de un bonsái.
Nitrógeno: este es un componente químico esencial para la síntesis de la clorofila. Influye sobre el proceso de la fotosíntesis del bonsái. La falta de nitrógeno puede atrofiar el pequeño árbol ocasionando un crecimiento muy lento y pocas hojas. Tampoco le permite utilizar la luz del sol como fuente de energía para la captación de los nutrientes.
Fósforo: este elemento es vital en el ciclo normal de producción de cualquier planta. Cuando un bonsái presenta falta de fosforo, se puede ver que las hojas se desarrolla con deformidades, asimismo, puede provocar la muerte parcial del bonsái.
Potasio: este es otro componente químico esencial para el proceso de la fotosíntesis. La falta de este elemento puede hacer que el bonsái se desarrolle de forma muy lenta. De igual forma, los tallos pueden crecer débiles y están propensos a diversas enfermedades.

Micronutrientes que debe tener los tipos de abonos de bonsáis

Para el normal crecimiento y desarrollo de los bonsái no solo se necesitan macronutrientes como el nitrógeno, el potasio o el fósforo. También es necesario que el abono contenga micronutrientes los cuales se describen a continuación:
Calcio: este elemento le permite darle al bonsái la rigidez necesaria para desarrollarse y poder vivir sanamente. Permite el crecimiento del tallo, hojas y raíces.
Magnesio: es un componente importante en la mayoría de los procesos biológicos de los árboles. Constituye un elemento importante en el proceso de la clorofila y la falta del mismo puede producir una disminución en la fotosíntesis, provocando un color amarillento en las hojas. Permite al bonsái crear reservas de los nutrientes con que se alimenta.
Hierro: este elemento interviene en el desarrollo del bonsái, permite realizar la síntesis de la clorofila, lo que hace que el hierro sea esencial para obtener una correcta fotosíntesis.

Cómo se debe abonar un bonsái

El abonado de un bonsái es vital en la etapa de crecimiento del árbol, el cual se da desde la primavera hasta finales del otoño. Algunos expertos en el cultivo del bonsáis realizan el abonado del árbol cuando ha finalizado el fuerte crecimiento primaveral, para evitar que los entrenudos de las nuevas ramas se hagan muy grandes.
Los árboles que se cultivan en el interior pueden ser fertilizados en cualquier época del año, no existe restricciones para el abonado. Cuando se haya trasplantado un bonsái no se recomienda abonarlos inmediatamente, se debe esperar un mes para realizar el abonado. Los árboles que se encuentran enfermos no deben ser abonados.

Tipos de abono

Abono químico

Los abonos químicos suelen ser líquidos y pueden encontrarse en diferentes formulaciones, modos de empleo y preparaciones. El abono líquido puede ser de liberación lenta o rápida y un exceso en las dosis puede causar graves daños al bonsái. El uso de este abono requiere ser disuelto en agua de riego, también puede aplicarse con el vaporizador encima de las hojas. La principal ventaja de este tipo de abono es que es rápido y limpio, ya que no tiene un olor desagradable.

Abono orgánico

El abono orgánico es la mezcla de diferentes elementos naturales como la harina de colza, de soja, de pescado, huesos o sangre. Una de las características de este tipo de abono es que son de liberación lenta. Para que puedan ser asimilados por las plantas requieren de una fermentación. El abono orgánico se debe colocar encina de la tierra de la maceta, de forma uniforme. Es importante no colocarlo al laso del tronco de los árboles. Una de las ventajas de este tipo de abono es que es de larga duración, asimismo, no quema las plantas y mejora notablemente la tierra del bonsái.

Qué tipo de abono se debe elegir para los bonsáis

Se debe elegir un tipo de abono adecuado para las diferentes etapas de crecimiento del árbol. A continuación, se dan algunos consejos del tipo de abono a utilizar en las diferentes etapas:
• En la primavera se debe utilizar un abono con una alta proporción de nitrógeno, ya que ayuda al bonsái a crecer. La proporción de nitrógeno debería ser 5, potasio 6,5 y fósforo 3.
• En el otoño se debe abonar el bonsái con una proporción de nitrógeno de 4, potasio 3 y fósforo 6; con la finalidad de fortalecer el árbol y prepararlo para el tiempo de invierno.
• En los bonsáis muy viejos se debe utilizar abono que el árbol nos pide, adecuado la cantidad de abono a las necesidades del árbol.

Cuándo no es necesario abonar un bonsái

Existen algunas etapas o momentos del bonsái donde no se debe abonar porque se le puede causar graves daños. Los expertos recomiendan no abonarlos en la época de invierno, debido a las bajas temperaturas. Asimismo, en época de calor extremo o altas temperaturas como el verano. En caso de que el bonsái se encuentre enfermo no debe abonarse, al igual cuando estos han sido recientemente trasplantados. También si el bonsái se ha secado por descuido de su cuidador. Luego de que los bonsái bajo estas condiciones se repongan se pueden abonar como antes.