Cómo regar un bonsái

Uno de los cuidados vitales que debe tener cualquier planta es el riego. En el caso de los bonsáis cada especie de árbol tiene sus exigencias de riego. Para determinar cómo debe ser el riego del árbol se deben tener en cuenta diferentes factores. No obstante, existen algunas reglas generales o básicas que ayudan a identificar cuando y como se debe realizar el riego de los bonsáis. El riego es el cuidado que consiste en proporcionarle el agua necesaria al bonsái para que pueda crecer y de desarrollarse en forma saludable.

Factores a tomar en cuenta para regar un bonsái

• Frecuencia del riego.
• Tipo de agua.
• Especie del bonsái.
• Tamaño del árbol.
• Forma y tamaño de la maceta.
• Estación del año.
• Mezcla del suelo.
• Clima.

Por qué es necesario regar un bonsái

El riego de un bonsái es una tarea imprescindible, ya que es un árbol, es decir, un ser vivo, que requiere del vital líquido para su supervivencia. Toda planta que se cultive dentro de una maceta requiere del riego y va a depender de la persona encargada de hacerlo. Las raíces de los bonsáis requieren tanto de agua y de aire para aportar nutrientes al árbol, pero el riego debe realizarse con cuidado, conociendo la cantidad de agua y la frecuencia con que se debe hacer.

Estilos de riego para un bonsái

Regadera

Este es un recipiente que tiene cierta capacidad de almacenamiento de agua, asimismo cuenta con unos agujeros finos, que le permiten hacer el riego con mayor suavidad. Esta herramienta para el riego permite mojar el tronco y las hojas del árbol, como si estuviera lloviendo. Las regaderas son de diversos estilos, se recomienda utiliza una que tenga los agujeros finos, con el fin de evitar que la tierra se desplace y el sustrato se erosione. Con la regadera se debe realizar el riego hasta que los orificios de la maceta empiecen a drenar el agua.

Inmersión

No aconsejo esta técnica per si se hace consiste en sumergir en un recipiente con agua el bonsái. Para ello el nivel de agua debe rebasar la superficie de la tierra. El tiempo que el árbol debe durar sumergido es de aproximadamente 5 minutos o hasta que dejen de salir burbujas. Este modo de riego permite la hidratación del bonsái cuando se nos olvide regarlo. En caso, de que salgan muchas burbujas es un indicativo de que el árbol debe tener una frecuencia más alta de riego, si por el contrario salen muy pocas burbujas se debe prolongar la frecuencia de riego.

Vaporizador

Se utiliza una herramienta que permite realizar el riego de las hojas con agua dispersa a presión, como si fuera una lluvia fina. Esta técnica de riego busca imitar al rocío que reciben las plantas en las mañanas, el cual permite que las hojas reciban agua y se puedan limpiar. Se puede utilizar esta técnica una vez a la semana. En caso de que el bonsái este fatigado, se hace necesario pulverizar de forma diaria. Se recomienda pulverizar los bonsáis a la caída del sol.

Tipo de agua para regar un bonsái

Para regar un bonsái se debe tener muy en cuenta el tipo de agua para realizar el riego. El agua que se recomienda es la que no contiene cal o sales, es decir, aguas limpias, como la de la lluvia y el agua de manantial. No se recomienda utilizar el agua que proviene directamente del grifo, ya que la misma contiene mucho cloro y flúor, sustancias que podrían provocar daño al bonsái. Cuando realizamos el riego con agua que tiene un alto contenido de cal, se pueden tapar los poros de las raíces y provocar que estas no aporten los nutrientes suficientes al árbol.

Frecuencia del riego de un bonsái

La frecuencia con la que se debe regar un bonsái va a depender de diversos factores. Es necesario, aprender a conocer el árbol, tener en cuenta el clima, la acción del viento, entre otros factores. Algunas técnicas básicas para saber con qué frecuencia se debe regar un bonsái, se describen a continuación:
Tierra ligeramente seca: el riego se debe producir cuando la tierra de la superficie de la maceta se encuentre ligeramente seca. Para ello coloque los dedos en la tierra y determine el grado de húmeda. No riegue cuando la superficie de la tierra se encuentra humedad, ya que esto puede ocasionar exceso de riego y las raíces se pueden pudrir ocasionando la muerte del bonsái.
Evite rutinas de riego: se aconseja no regar los arboles de forma rutinaria, es decir, todos los días a una hora determinada. Es mejor observar el árbol y determinar si el grado de humedad de la tierra amerita riego o no.
Seleccione una mezcla adecuada: la frecuencia de riego está influenciada por el tipo de mezcla que se usa en el abonado del árbol. Generalmente, la mezcla de ½ de akadama, ¼ de pomice y ¼ de roca volcánica, suele ser lo más adecuado. Ya que permite retener el agua, cuando no pueda regar los bonsáis con frecuencia.

A qué hora se debe regar el bonsái

Generalmente la hora no es algo importante, pero se debe tener en cuenta el clima en donde se encuentre el bonsái. No se aconseja realizar el riego del árbol en horas del mediodía, por cuanto la tierra y la maceta se encuentran muy calientes y podría causar u choque de temperaturas. En resumen, el bonsái puede ser regado a cualquier hora del día, teniendo en cuenta el clima, con el fin de no afectar la salud del árbol.

Riego de los bonsáis cuando no nos encontramos en casa

Para mantener los bonsáis hidratados cuando tengamos que ausentarnos por unos días de nuestra casa, podemos considerar la opción de comprar un programador. El cual se encarga de regular la duración y frecuencia del riego. En caso de que no tengamos muchos bonsái, otra opción es comprar un hidrobonsái de riego, este funciona dosificando el agua al árbol a través de una mecha que es colocada debajo de la maceta.