Cuidados del bonsái granado

3 abril, 2018 1 Por Juan Pascual Azorín Martinez
Cuidados del bonsái granado

El bonsái granado también es conocido como magrano, mangrano y milgrano y es familias de las punicaceae. El nombre científico de este árbol es púnica granatum y tiene su origen en la cuenca mediterránea y en Asia. El árbol granado es caducifolio, se caracteriza por tener hojas oblongas y muy brillantes, las cuales están situadas en ramas que tienen lagunas espinas.

El árbol granado tiene flores de un color vivo como el escarlata y el cáliz coriáceo, el cual florece en época de verano. El color de sus flores también puede ser rosado, blanco e incluso amarillo. El fruto de este árbol es la granada, la cual tiene pulpa roja y jugosa. La especie más apta para la técnica del bonsái es la variedad miniatura Punica Granatum Nana, ya que tiene hojas y frutos de menor tamaño.

Consejos para el cuidado del bonsái granado

Ubicación

Este árbol es del exterior y para lograr que florezca de forma abundante debes situarla en pleno sol. Asimismo, si quiere que de muy buenos frutos también se recomienda que estén al aire libre, puesto que los insectos son los que la polinizan. En la épocas de más calor se recomienda evitar exponerlas durante mucho tiempo al sol. De igual forma después de ser trasplantada no es recomendable dejarla mucho tiempo bajo el sol.

Cuando se produzcan fuertes heladas conviene protegerlo en el interior, en especial si se tiene la especie “Nana”, ya que soporta menos el frio. También es posible cultivar este árbol en el interior, no obstante se recomienda sacarlo al exterior.

Riego

El árbol granado por ser de hoja caduca, requiere de abundante agua en la época de verano. Sin embargo, se aconseja dejar secar ligeramente la tierra antes de volverlo a regar. Cuando es época de invierno si la temperatura es muy baja, se recomienda regar muy poco. En caso de que el árbol se marchite, por falta de riego, se puede recuperar, colocando el árbol en un cubo de agua, hasta que se empape muy bien la tierra.

Abonado

El abonado se debe realizar al inicio de la época de la primavera y otoño, cada 20 días. Durante el otoño se recomienda utilizar en el abonado productos que le aporte fosforo y potasio al árbol. Cuando este árbol empieza a florecer o sus flores se ponen gordas, se debe aumentar el abonado hasta llegar a mitad de verano. Se debe abonar con abundancia cuando empiecen a germinar los frutos para que se desarrollen correctamente. No se recomienda abonar el árbol cuando está recién trasplantado, y si la temperatura es muy elevada se aconseja abonar cada 6 semanas.

Podado

Cuidados del bonsái granado

El proceso de podado requiere que se haga a principios de primavera, en la cual se debe eliminar el crecimiento excesivo que tuvo el árbol durante todo el año. Se recomienda cortar las puntas dejando una o tres hojas, tomando en consideración la dirección de la última hoja. Luego del proceso de floración se deben podar las ramas. El árbol granado puede ser podado durante todo el año, sin embargo se recomienda realizar la poda al inicio de la primavera.

Trasplante

El trasplante del bonsái granado debe realizarse cada 2 o 3 años, al comienzo de la primavera, no obstante, en arboles más viejos se recomienda hacerlo cada 3 años. En el trasplante se debe sanear cualquier raíz podrida, cambiar la tierra, realizar el desenredo de las raíces y recortar un tercio de las mismas.