Cuidados del bonsái lentiscus

Los bonsáis lentiscus son árboles que tienen su origen en la Región Mediterránea y su nombre científico es Pistacia Lentiscus. Pertenece a la familia de las anacardiaceae, el cual es un arbusto perennifolio muy resistente. Las hojas son pecioladas, de flores que se encuentran dispuesta en racimos axilares y los frutos son de color rojo cuando están maduros y tienen forma de pequeña ciruela. Este tipo árbol vive en el exterior, puesto que necesita tanto del calor como del frio para producir los frutos.

Cuidados que debe tener un bonsái lentiscus

Cuidados del bonsái lentiscus

Ubicación

El bonsái lentiscus requiere ser ubicado en el exterior a pleno sol, no obstante suele crecer a la sombra de otros árboles más grandes. Este árbol no presenta problemas con las altas temperaturas, asimismo, puede aguantar fuertes fríos. No obstante, las heladas no las puede soportar. Aunque se puede adaptar en climas húmedos, este árbol se desarrolla mejor en climas secos.

Riego

El riego del árbol lentiscus suele ser poco, ya que no resiste encharcamientos. Cuando el sustrato eta bien drenado si se pueden realizar riegos abundantes. Este bonsái es muy resistente a la sequía, por lo que su riego no debe ser consecutivo o constante. Se recomienda que las macetas tenga un aspecto rustico, no deben ser esmaltadas y las mismas deben contar con un buen sistema de drenaje.

Abonado

Cuidados del bonsái lentiscus

El abonado de este árbol debe hacerse en primavera cuando empiece a brotar. Otra época es en otoño luego de que ocurra el letargo estival. Es recomendado hacer el abonado cada 20 o 30 días desde el inicio de la primavera hasta el otoño. Haciendo un intervalo en la época de más temperatura. Es un árbol que necesita sustratos bien drenados, es por ello que el akadama y el kiryuzuna son ideales.

Podado

Para realizar las podas estructurales se recomienda hacerlas en época de invierno o cuando este en etapa de crecimiento, con el fin de que cicatrice las heridas. Es muy delicado en el aparato radical es por ello que se aconseja realizar la poda de forma gradual, empezando con la copa. Es importante reducir las raíces de este árbol. En el desarrollo o crecimiento se deben reducir los nuevos brotes a una distancia de dos hojas.

Trasplante

El trasplante del bonsái lentiscus debe realizarse cada dos o tres años en la época de brotación primaveral, cuando se trata de plantas jóvenes. En el caso de árboles de mayor edad, el trasplante se recomienda realizarse cada tres o cuatro años. Es importante que cuando se hace el trasplante, se asegure de que el bonsái quede con buen drenaje, ya que este árbol no resiste los encharcamientos en las raíces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *