Cuidados del bonsái manzano

Al elegir un bonsái manzano se puede disfrutar en la primavera de hermosas flores blancas, en verano del crecimiento de este árbol. Asimismo, en otoño de la caída de las hojas, no obstante los frutos permanecerán un largo tiempo, ya que le dan color al frio invierno. Dentro de las especies más utilizadas como bonsái se encuentran el Malus Syvestris y el Malus Cerasifera.

El manzano es un árbol que su nombre científico es Malus spp y pertenece a la familia de las rosáceas. El origen del mismo está distribuido entre Europa, Asia y América del norte. Las principales características de este árbol son, que es de hojas simples, redondeadas y de color verde oscuro. Las flores son blancas o de color rosa y como frutos da manzanas de color rojo, amarillo o verde.

Guía de cuidados que debe tener el bonsái manzano

Algunos cuidados para lograr tener un hermoso bonsái de manzano, se presentan a continuación:

Reproducción

El bonsái manzano se puede reproducir a través de semillas, la cuales deben dejarse estratificar en el invierno. Para sembrarlas se hace en un semillero en el mes de febrero, luego se pueden separar en junio o julio en pequeñas macetas. También, se pueden comprar ya las macetas con el bonsái manzano y se ahorra 10 a 15 años en el cultivo.

Riego

Los cuidados de riego para el bonsái manzano son muy sencillos. Primero hay que tener en cuenta que a este árbol le gusta mucho el agua, en especial después del proceso de floración. Cuando se encuentra formando el fruto no se debe dejar nunca seco. También, hay que tener en cuenta que las flores no deben mojarse durante la floración. Durante el invierno solo debe mantenerse la humedad.

Cuidados del bonsái manzano

Abonado

El abonado debe realizarse cada 15 a 20 días, desde inicios de la primavera hasta inicios del otoño. Se debe reducir el abono en invierno o épocas de máximo calor, ya que allí es cuando se detiene su crecimiento. Es importante recordar, que el exceso de abono puede reducir la floración y malograr los frutos. Cuando el árbol es trasplantado se debe suspender el abonado por un periodo de tres meses.

Trasplante

El manzano se caracteriza por ser vigoroso y porque sus raíces crecen rápido. Se requiere trasplantar los arboles jóvenes cada año y los bonsái hechos cada dos años. La época para trasplantar este árbol es en primavera y en otoño. Si se desea obtener frutos se debe trasplantar en otoño, luego de caer las hojas. Cuando se trasplanta en primavera puede que no tenga frutos o sean muy pocos.

Cuidados del bonsái manzano

Poda y pinzado

Como es un árbol frutal es importante conseguir brotes de flor, por ello que la época más idónea para realizar la poda es después de la floración. Se deben despuntar los brotes una vez se haya desarrollado la floración. Cuando se realiza el trasplante del árbol se requiere realizar poda de ramas. Si el árbol da frutos de forma excesiva, se debe eliminar una tercera parte de los frutos para evitar que se fatigue.

Alambrado

Las ramas de los bonsái se recomiendan alambrarlas en mayo o junio cuando están blandas. Se debe cuidar que los alambres no se claven, ya que este árbol crece deprisa. Se deben utilizar técnicas de modelado evitando que se produzcan marcas en la corteza.

Deja una respuesta